A Edna la conocí hace más de 7 años, ha sido una gran amiga desde ese entonces. Por situaciones diversas nos dejamos de tener contacto por un largo tiempo, pero para mi sorpresa, cuando volvimos a reencontrarnos, fue para invitarme a su boda y ser su fotógrafo.
Al poco tiempo conocí a Adrián, un hombre bastante noble y divertido. De inmediato hicimos click y desde ese momento, hasta el final de la boda, nos divertimos bastante!
Les comparto un poco de éste día tan especial.