Una de mis más grandes motivaciones es aprender día con día y ser participe en las oportunidades que se presentan, y en esta ocasión tuve la gran dicha de ser la segunda cámara de un muy buen amigo, Jhankarlo Amaro.
Fue una increíble boda en la que disfruté cada instante.